*MI VIDA CON ELLAS*

*MI VIDA CON ELLAS*

Y recuerdo cómo de niña me impresionó aquella historia…esas zapatillas rojas que no podían parar de bailar…aquellos pies danzando y callejeando sin descanso como llevados por una fuerza inexplicable…y es que, las letras fueron ya desde ésa mi temprana edad, como esas zapatillas que me llevaban y arrastraban a un lugar sin retorno, a un mundo paralelo, del que de alguna manera, sabía, que ya no podría escapar…

Ellas fueron mi único equipaje para un viaje que comenzó de cuentos y sueños rotos. Fueron el lecho donde cobijar mi cuerpo y mi alma…el bálsamo para aliviar la afrenta de la otra cara que la vida me mostró. Me abracé a ellas con tanta fuerza, que todas mis heridas comenzaron a cicatrizar. Me llevaban de puntillas entre los confines de miles de mundos que imaginaba mi laberíntica mente, esos sueños que de nuevo renacían y florecían cual hiedra enredada en ese ser que yacía y me alimentaba, aquel que sentía en lo más profundo, aquel que me hablaba…a través de esas letras que brotaban de mis dedos dibujando sentires sobre cualquier papel que tuviera a mano. Nos sentimos atraídas, vinculadas, destinadas a viajar juntas en este camino de la vida, y por todos esos mundos en los que despegar los pies del suelo, y volar, volar…con esas alas magulladas, pero valientes y con ansias de sentir por encima de todo, y nada…

Y así es la vida y sus maravillosos tesoros…ésos que no se ven con los ojos del rostro, sino, que se sienten…como esas letras danzarinas, que nos deleitan, nos incitan, nos inspiran…palabras que sienten y palpitan, acarician…

Y con ellas alzamos nuestro grito contenido ante injusticias y barbaries. Con ellas somos cual aves que sobrevuelan ciudades en aras de un nuevo y merecido mundo. Con ellas somos corazón que ama y desea. Somos enseñanza, y aprendemos. Somos sueños, locura, ciencia…sencilla y difícilmente, con ellas somos humanos que se comunican, o lo intentan…que sueñan, aunque despierten…porque, al fin y al cabo, la vida es tan sólo ese viaje en el que decidir que llevar en nuestro equipaje, y las letras, las letras…qué haría yo sin las letras…

*Ginebra Blonde*

LA BELLE DANSE DE LA VIE...ET LETTRES...

LA BELLE DANSE DE LA VIE...ET LETTRES...

¿BAILAS?...

martes, 15 de noviembre de 2016

*Misthyka Elemental*


El verbo que tienta e incita…*Misthyka Elemental* Deseos que supuran sentires; piel encendida…



Llovía, no mucho, pero lo suficiente para ponerla nerviosa. Se había tomado la tarde libre; necesitaba prepararse. Una cita a ciegas, ¡qué locura! ¿En qué estaba pensando? Era como aceptar caramelos de un desconocido..., o peor. Pero él había despertado su curiosidad, eran meses que la provocaba. Y ahí estaba. Decidida a dejarse ir, a abandonar cada prejuicio. Un elegante edificio en pleno centro de la ciudad. Tomó el ascensor. Llegó hasta la puerta del departamento, estaba apenas apoyada ...abrió.
Adelante... –su voz profunda la hizo temblar.
Atravesó el umbral... Toda su seguridad se había diluido con el “clack” de la puerta cerrándose a su espalda y apoyarse en ella. Esperaba que él la llamara o algo, sin embargo sólo había silencio. Comenzó a caminar, y se dió cuenta de hacerlo en puntas de pie. Las manos heladas aún dentro los bolsillos del tapado. Entonces lo vió.
Él estaba sentado en un ángulo de la habitación. Debajo de una lámpara de pie que apenas lo iluminaba, y con un vaso de algo en la mano.
Haz aquello que deseas... –dijo sin agregar más.
Sin saber cómo, y de manera totalmente natural, se quitó el tapado, dejándolo caer por sus hombros hasta los pies. Había elegido un vestido negro, corto y enlazado al cuello, en modo de tener la espalda al descubierto. Caminó lentamente hasta el sillón dónde estaba él, parándose delante sin decir una palabra. Sintió sus manos subiendo por sus piernas, acarició sus muslos, se sobresaltó cuando una de ellas se apoyó por completo en su pubis y sus dedos separaron sus labios.
Me gusta que estés ya así de húmeda... –dijo mientras se alzaba y se llevaba la mano a su boca. Y también me gusta tu sabor...
Instintivamente se acercó más a él e inició a desabrocharle la camisa. La invadió su perfume, pasó sus manos por su nuca y..., él temblo, quiso simularlo, pero ella lo notó. Continuó a desvestirlo, sin dejar de observarlo. Él sentía sus ojos y le mantuvo la mirada, llevando sus manos al cuello de ella, para desabrochar su vestido, dejándola sólo con su conjunto íntimo.
Ella comenzó a bajar besando su pecho, su vientre, deteniéndose a la altura de su sexo. Excitado, erecto..., tanto que casi no estaba dentro del pantalón. Lo desabrochó y lo bajó junto con el boxer. Él sonrió, seguro que ella lo observaba..., y había adivinado. Se sentó nuevamente sobre el sofá, haciendo que ella se sentara sobre él.
Las manos de él recorrieron su espalda, y las de ella se enredaron en sus cabellos. Lamió el lóbulo de su oreja.
Hazme tuya... –susurró. Muero de deseo... Te deseo.
Él besó su cuello bajando hasta el seno, liberándolo del sujetador. Tomó posesión uno a uno de sus pezones con los dientes, mordisqueándolos, succionándolos. Su mano corrió las bragas de ella, la alzó apenas, lo suficiente para penetrarla. Lentamente. La hizo subir y bajar por su virilidad, disfrutando en ver sus gestos de placer, en oír sus gemidos. Ella clavó las uñas en sus hombros, aumentando la intensidad de los movimientos. Él sintió como ella se contraía entorno a su sexo y la tomó por el cabello.
Eres mía... –dijo en su oído. Y desde hace mucho tiempo..., sino no estarías aquí.
En ese preciso instante su hombría quemó sus entrañas mezclándose con la esencia que ella derramaba. Pasaron unos minutos para que sus latidos y respiración se calmaran.
Ella se alzó lentamente, e inició a vestirse. Él hizo lo mismo ajustándose los pantalones, se detuvo a observarla.
Quédate esta noche... –y su voz era apenas más alto de un susurro. Quédate conmigo...
Ella se giró, mirándolo a los ojos y terminando de vestirse.
No... –se acercó a su oído. Me voy..., porque yo no tengo dueño, pero tú..., tú eres mío.

Salió de esa habitación, del edificio. Continuaba a llover; pero sonrió..., ya no estaba nerviosa.

(Autora del relato: *Misthyka Elemental*)

                                                 (Para ti; mi agradecimiento...)


18 comentarios:

  1. Un placer verla en tu espacio, Ginebra. Gracias

    Mil besitos para cada una, guapetonas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu mirada, querida Ana… :-)

      Bsoss y cariños gigantes! ♥

      Eliminar
  2. Hola Gi, gracias por tanta generosidad y por dejarnos descubrir pura lluvía...

    Pasa buena tarde, besos de agua..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias siempre a ti, mi querido Don Vito, por estar y sentir ;-)

      Bsoss enormes.

      Eliminar
  3. Otra entrada que invita a imaginar! Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, Luna… Dejarse llevar por sus letras es sentir e imaginar… ;-)

      Gracias a ti por tus palabras, querida amiga…

      Bsoss gigantes ♥

      Eliminar
  4. Inspirada la sensualidad de este relato.
    Y la frase final de ella es provocativa, como ella.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Demiurgo… Letras que hacen estremecer y florecer todos y cada uno de los sentidos…

      Gracias por tus palabras, amigo… :-)

      Bsoss enormes.

      Eliminar
  5. Mmmm cómo me gusta leer a Misthy me parecen muy sensuales y eróticos sus textos, un placer que nos traigas sus letras, mi preciosa Ginebra.

    Besos enormes a las dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer siempre mío por vuestra complicidad y vuestro sentir, mi preciosa María…

      Bsoss y cariños gigantes ♥

      Eliminar
  6. Mi queridísima Gin... que me has dejado sin palabras.

    Tú que eres pura sensualidad...que eres tan auténtica... tan única... y simplemente especial, haces que tus palabras tengan muchísimo más valor. Gracias, gracias por este gran, gran detalle que has tenido conmigo; no lo olvidaré. Eres una gran mujer y una muy, muy buena amiga.

    Infinitos besinos preciosa...♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi bella amiga… El valor reside siempre en el corazón, ésa, es la verdadera máquina creadora de palabras y sentires… Y yo, no puedo más que sentir desde él, vuestra complicidad, vuestra amistad por estos lares de letras y sentimientos, y agradecéroslo, con todo mi cariño…

      Así que GRACIAS… Por hacerme sentir, vibrar, y sobre todo, por ser y estar…desde ese enorme corazón que late tras las letras…

      Feliz de que te haya gustado!! :-)

      Bsoss y cariños gigantesss ♥

      Eliminar
  7. Misthyka, toda pasión y romanticismo en mezcla perfecta, sabe crear ese ambiente y hacerlo sentir al lector.

    Besos dulces para ambas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exquisita y sensual… Amor y deseo que sienten y palpitan, por cada poro de piel…

      Gracias por tus palabras, mi querido Dulce…

      Bsoss y cariños enormes ♥

      Eliminar
  8. ¡Maravilloso! ¡Formáis una combinación perfecta! Espero que trabajéis más a menudo con estos relatos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro mucho de que te haya gustado, querido amigo… ;-)
      Para mí es un gran placer compartir…

      Gracias por tu mirada, y un montón de Bsoss!

      Eliminar
  9. Hola, Ginebra,
    Que relato mas intenso, erotico, sensual. No conocía su blog, gracias por compartir fue un placer la lectura.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, querida Yessy… Es un placer compartir, y sentir vuestra complicidad... Sois grandes tesoros! ;-)

      Bsoss enormes ♥

      Eliminar